JALÉS

Jalés era un niño cuando aprendió que no eran lo mismo los sueños de la noche y los del día.
Después de muchas persecuciones y monstruos nocturnos aprendió a no temer a los sueños de la noche y en cambio sí, a respetar a los sueños del día, por más peligrosos estos últimos.
Esta es una de esas sabias y disparatadas historias que Jales vivió soñando:

Un oso. Jalés sólo tenía 5 años. Nunca antes había visto un oso. Únicamente había oído hablar de él, sin embargo estaba seguro de que aquel animal más grande que un caballo y que le gruñía era un oso. Su mirada era feroz, seguía hasta el más mínimo movimiento de Jalés que no conseguía correr. Estaba petrificado.
Fue entonces cuando miró su cuerpo y vio que sus manos eran las de un hombre. El era un niño.
- ¡Viva! Grito. ¡Estoy soñando!.
Quiso despertarse pero el oso no le dejo. Se puso de pie como una gran montaña. Iba a ser devorado por un oso en un sueño. Quizás no era un sueño. El aliento del oso le llegaba a la cara impidiéndole casi respirar.
El oso se movía con gracia. Lentamente pero… ¿Con gracia?. Apoyaba un pie firmemente en la tierra, balanceaba su cuerpo y cambiaba el peso. Parecía estar bailando. También parecía un poco borracho o mareado pero a fin de cuentas bailaba.
Jalés se puso a imitarle y comenzaron a hacer retumbar a la tierra con sus pasos,cayendo pesadamente mientras sus garras rasgaban el aíre. Hasta parecían oírse tambores y truenos acompañando su bailoteo. Recordó que los mayores a veces bailaban algo parecido alrededor del fuego.
Y cuando mejor se lo estaba pasando, el oso miro a la luna y vio que todavía no estaba llena, lo que quería decir que la primavera todavía no había llegado y debía seguir hibernando. Cerro los ojos y tambaleándose, el gigante cayó aplastando y sepultando al pobre Jalés.
-Despierta, despierta oso malecoso (con 5 años todavía no sabía insultar, ni siquiera en sueños) y Jalés que se estaba asfixiando despertó.
Jalés no supo de la lección aprendida hasta que en la escuela, su maestro le preguntó:
- Hoy 2 de Febrero comienza la primavera en nuestro calendario, pero ¿Cómo sabemos de verdad que ella, ya está aquí?
Jalés supo la respuesta. – Llegará con la próxima luna llena -. El maestro perplejo por su acierto le preguntó quien se lo había dicho y cuando Jalés les dijo que un oso, todos se rieron de él.
Y ahí empezó la fama de Jalés el que habla con los animales.

Basado en la mitología vasca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*